¿Cómo repercute el estado de las carreteras en el transporte?

El deterioro de muchos viales en todo el estado provoca una serie de dolencias en los conductores que afectan, ya no solo a su salud, también al transporte de las mercancías; además de problemas de índole económica:

  • Fatiga al volante. El mal estado del pavimento provoca que los conductores estén mucho más alerta y deban realizar una conducción más complicada, algo que dobla su cansancio.
  • Incremento de los costes de mantenimiento de los vehículos. La reparación de los camiones por averías provocadas por el mal estado de las carreteras aumenta provocando que los gastos también lo hagan.
  • Vida útil de los camiones. Cuantas más reparaciones y cuanto peor sea el estado de los viales, más afecta a la duración de los vehículos, que deben ser sustituidos antes de tiempo.
  • Consumo de combustible. El mal estado de las carreteras repercute en la forma de conducir, con más frenazos y cambios de marcha, algo que hace que aumente el consumo de combustible.
  • Accidentes de tráfico. Las grietas, baches o socavones incrementan el riesgo de sufrir un accidente al volante.

Son varias las voces que llegan desde el sector del transporte de mercancías que abogan por la reparación de las calzadas en mal estado en vez de la señalización actual que se hace de estos tramos para que se reduzca la velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×